PRÁCTICAS EN EMPRESAS DE TRADUCCIÓN

Prácticas en empresas de traducción o el consabido quebradero de cabeza de actuales y futuros traductores. Obligatorias o no, unas buenas prácticas en empresas de traducción pueden convertirse en nuestro primer impulso hacia el mercado laboral. Tener una primera toma de contacto en una empresa tan relacionada con nuestro sector de estudios puede proporcionarnos el empujón necesario hacia la tan demandada experiencia profesional, así como ponernos en contacto con aspectos del día a día del traductor desconocidos hasta entonces.

En mi caso, las prácticas conforman una parte obligatoria de un máster (y me alegro que así lo fuese). Fue entonces cuando decidí proponérmelo como un reto y emprender la búsqueda por mis propios medios. Al fin y al cabo, admito, tuve la suerte de contar con el respaldo de la universidad si la búsqueda resultaba infructuosa. Incluso, si hubiera sido el caso, tenía el convencimiento de que me ayudaría a simular las distintas fases de la búsqueda de empleo y comprender todo lo que ello conlleva. Contaba con un tiempo algo limitado (2-3 meses), así que decidí ponerme manos a la obra cuanto antes. No soy alguien con una enorme experiencia, pero considero que la clave está entre la perseverancia y la suerte. Ojo, no os equivoquéis: la suerte no viene sola, la suerte se persigue. Esto es algo de lo que cada vez estoy más a favor.


Prácticas en empresas de traducción
Prácticas en empresas de traducción
Dicho esto, me gustaría elaborar una serie de consejos con el fin de alentar a los estudiantes en su búsqueda o, por lo menos, evitar que tiren la toalla demasiado pronto. Para ello, es importante evaluéis dos aspectos de vuestro perfil: actitud y empleabilidad.

Actitud ante las prácticas en empresas de traducción

Es fácil dejarse llevar por la, ahora omnipresente, actitud derrotista: “con lo mal que está la cosa, ¿qué puedo hacer yo?”
Conseguir prácticas en una empresa de traducción significa saber demostrar lo que vales a ojos de alguien desconocido. Además, es probable que tu principal traba sea ese odioso espacio en blanco bajo el subtítulo “experiencia profesional”. Dicho de otro modo, demuestra tus ganas de seguir formándote, resalta tus puntos fuertes y todo aquello que te diferencia del resto pero que aún no has tenido oportunidad de demostrar. Nos enfrentamos a un mercado laboral altamente competitivo, así que la mejor estrategia es ser proactivo.

Ahora sí: estás empezando a ganar puntos a favor.

Ten siempre a mano un plan B.


Creo recordar que Richard Nelson Bolles, en su archiconocida guía “What Color is Your Parachute?” aconsejaba un enfoque dual. Esto puede aplicarse a cualquiera de las fases del proceso, por ejemplo:

§  ¿Qué hacer si no encuentras prácticas en empresas de traducción? ¿Seguir formándote como traductor? ¿Búsqueda de empleo temporal?
§  ¿Buscar empleo por Internet? ¿Redes sociales o motores de búsqueda de empleo (e.g. Monster, Infojobs)?
§  ¿Enviar CV o llamar por teléfono?

Es decir, agota todas las opciones hasta darte por vencido. O, mejor: ten siempre una opción en la manga para no darte por vencido.

Durante dos meses, estuve dedicando un tiempo moderado por semana (3-4 horas) a enviar mi candidatura a distintas agencias de traducción y pulir mi perfil profesional. Hasta el segundo mes, no obtuve ni una respuesta. Sí, la realidad es desmoralizante, pero hay que luchar por cambiarla. Si no funciona, recuerda: hora de poner en marcha tu plan B.

Prácticas en empresas de traducción Madrid
La actitud es muy importante

Empleabilidad

Tu actitud a nivel personal a la hora de encarar la búsqueda es importante. Sin embargo, tus habilidades y aptitudes juegan un papel importantísimo en esa primera —y a veces única— impresión de cara a la empresa de traducción. Estos aspectos determinarán tu grado de empleabilidad, por lo que es imprescindible tenerlos preparados a la perfección.

CV y carta de presentación: ¿por qué tú?


Redacta tu CV y carta de presentación partiendo de tus habilidades y aptitudes. Al fin y al cabo, son tu gran baza, ¿no? A pesar de tus obvias carencias, intenta, en la medida de lo posible, que tu candidatura no sea una más del montón: busca aquello que te define y demuéstralo. Por ejemplo, ¿tienes nociones de diseño gráfico? Confecciona un CV con formato original que sea imposible de pasar por alto. ¿Cuentas con experiencia, aunque sea de forma voluntaria? ¿Participas en algún proyecto paralelo con presencia en redes sociales?

Es una de las partes más difícil del proceso, pero también tu oportunidad de brillar. Dedícale tiempo. Si te conformas con redactar un CV o carta de presentación a modo de plantilla, sin aportar nada nuevo, solo estarás transmitiendo que eres prescindible para la empresa.

Presencia online: el traductor-intérprete 2.0


A mi modo de ver, el traductor es ya un excelente ejemplo de figura 2.0. Tener un blog, página web, perfil profesional, interactuar en redes sociales, etc. demuestra tu lado humano y resalta tus conocimientos. Hoy día, la realidad es que nuestra empleabilidad deja mucho que desear sin una sólida visibilidad online. Haz todo lo posible para que te encuentren.

Prácticas en empresas de Barcelona

¿Dónde y cómo busco agencias de traducción?


Bueno, inyectados con una dosis de ánimo y mentalizados para la búsqueda, me centro en algo más  práctico. ProZ.com y TranslatorsCafé.com ponen a disposición del usuario bases de datos de agencias de traducción de todo el mundo. Para hacer la búsqueda más fácil, puedes filtrar resultados según distintos criterios: combinación lingüística, país, tamaño de la empresa, etc. En España existen muchas agencias de traducción en Madrid y Barcelona, pero no descartes ninguna ciudad. No obstante, si te lo puedes permitir, considera también contactar con empresas de traducción fuera de tu país. Estar dispuesto a salir de tu zona de confort requiere valor, pero es algo que puede resultar positivo a corto y largo plazo.

Punto  a favor de TranslatorsCafé: opción de limitar tu búsqueda a aquellas agencias que estén buscando lingüistas en activo.

Por último, no olvidéis echar un buen vistazo a las páginas web de las agencias de traducción. No os limitéis a recopilar e-mails para mandar CVs a diestro y siniestro. Siempre es buena idea estudiar mínimamente la agencia de traducción que vayamos a contactar y averiguar en qué campos se especializan. No solo eso, también es importante rastrear la página web en busca de direcciones de correos especializadas (es probable que la dirección para enviar tu candidatura no sea la misma que, por ejemplo, aquella destinada a pedir presupuesto). Asimismo, estad atentos a empresas de traducción que cuentan con sus propios programas de prácticas en empresa, aunque esto es algo que he notado más en agencias extranjeras.


¿Se os ocurre algo más? Por mi parte, solo queda expresar mis ganas de ayudar. ¡Suerte a todos! :)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada